Rax Q’ij, el Decenso de Kukulkan

En esta oportunidad abordaremos el tema de Rax Q’ij, el descenso del Kukulkan, conocido en el mundo occidental como él: Equinoccio de Primavera; fenómeno astronómico que año con año ocurre en todo el universo, en el cosmos, en la galaxia y en nuestro vello planeta tierra, principalmente en las grandes pirámides de todas las ciudades de nuestros ancestros los Mayas.

10353559_880844962014367_7596958071423720141_n

Para entender el Rax Q’ij, el descenso de Kukulkan ó (Equinoccio de Primavera) desde el punto de vista Maya, es importante saber que para nosotros los Mayas desde tiempos muy antiguos el tiempo no es cualquier cosa simple, sencillo y sin sentido, para nosotros los Mayas el día, el mes, el año no es algo, sino que es alguien que tiene vida, personalidad y cualidades únicas importantes según su sagrado Nawal, además un año para nosotros los Mayas es como nosotros los seres humanos nace, crece, se reproduce y muere.

El día cuando nace un año para nosotros los Mayas es el día CERO POP (el año nuevo Maya Chol Ab’ de 365 días), conocido también como el día del Jalb’al Q’ij (cambio de Sol) y el día del Q’exb’al Eq’anel (Cambio de Cargador del tiempo). El día cuando los Mayas conocemos la esencia y la personalidad del nuevo año Maya Ab’ de 365 días, el cual siempre sucede días antes del Rax Q’ij (Equinoccio de Primavera), el de este año recibimos el año nuevo Maya 5 TZ’IKIN, el día 5 TZ’IKIN, CERO POP 5,133. (5 de marzo 2,017)

Despues del nacimiento del año nuevo Maya Chol Ab’ llega el sagrado Rax Q’ij (Equinoccio de Primavera), la primera estación del nuevo año civil agricola Maya, el día cuando el venerable y temible Tepew, Q’uq kumatz’, Quetzalcoaltl el gran Kukulkan dador de la vida y de todo lo bueno para el ser humano desciende con toda su gloria, su poder y su luz sobre toda su creación, para confirmarnos a los Mayas y al mundo entero la entrada del año nuevo Maya Ab’ 5 TZ’IKIN 5,133 (2,017,2,018) que nació unos días antes.

265797_319186171529003_1513292443_o

De acuerdo a la tradición oral nuestros sabios dicen que cada Rax Q’ij, (Equinoccio de Primavera) conmemoramos el día cuando el gran Ajaw Kukulkan creó el Sol, la Luna y todos los cuerpos celestes y los puso en orden y en sus orbitas, dando así el comienzo del nacimiento del Shok’ Ak’ab’ (noche) y del Q’ij (día), y consigo el nacimiento de todas las cosas habidos y por haber en la madre tierra. Es por eso que desde el día del Rax Q’ij, Descenso de Kukulkan (equinoccio de primavera) todas las plantas desde el más pequeño hasta el más grande vuelven a nacer y a cobrar vida tornándose Rax (verde) hasta crecer, dar frutos y luego morir al final del ciclo.

c00795f841e1e9694bfeadbf853d1ffd

LOS MAYAS OBSERVADORES DEL UNIVERSO

Nuestros ancestros los antiguos Mayas, observadores del universo por naturaleza, no sólo dedicaron su atención a los astros, sino que se percataron del cambio de las estaciones del año Ab’ y se dieron cuenta de la correspondencia de momentos importantes del ciclo agrícola con la posición del Sol y los fenómenos celestes. Comprendiendo que no era suficiente con observar tales fenómenos, sino que debían registrarlos y calcularlos para poder establecer el ritmo cronológico que determinaban, fue cuando surgió para ellos la necesidad de inventar signos para representar la importancia de los cuerpos celestes, los períodos de tiempo y su conteo. Así crearon la sagrada escritura, la numeración, el cálculo matemático, y en última instancia, el perfecto Calendario Maya Chol Ab’, mismo que usamos los Mayas actuales.

maya

 

Generalmente, las construcciones de nuestros ancestros los Mayas se orientan a los puntos cardinales y a la trayectoria de los astros, pues el Sol, la luna y las estrellas forman parte de nuestra concepción cosmológica. De entre los testimonios arqueológicos que dejaron nuestros ancestros destacan: Waxaqtun, Tikal, Dzilchaltun, Uxmal, Chichén Itzá, Tulúm y Mopan, los cuales todos son una muestra fiel de su gran ingenio para diseñar y construir edificios en coordinación exacta con el fenómeno natural que querían resaltar, como el caso de los equinoccios.

12391364_10208009965386610_1632264503833007908_n

El Rax Q’ij (equinoccio de primavera), es el fenómeno astronómico en el que el sol se coloca exactamente por encima de la línea Ecuatorial, provocando que la duración del día y la noche sean exactamente iguales. Esto ocurre dos veces en el año Maya Ab’, en Rax Q’ij (primavera) el 15 Pop (20 de marzo) y en Kan Q’ij (otoño) el 1 Sack (22 de septiembre). Los días del equinoccio son los más importantes para nuestros ancestros y para nosotros los Mayas actuales, pues marcan en el Rax Q’ij (la primavera) el ciclo de preparación de la tierra para la siembra del sagrado maíz y, en Kan Q’ij (El Otoño), el período en que el fruto del maíz ya maduró y está próximo a recolectarse y cosechar.

Nuestros ancestros los Mayas registraron este fenómeno en el diseño y construcción de sus edificios, pudiendo observarse en aquellos que tienen una desviación de 17 grados hacia el norte astronómico. El más representativo de estos edificios, en el que nuestros sabios abuelos pudieron conjugar sus conocimientos de astronomía, matemáticas, cronología, geometría y religión, es la pirámide de Kukulkán o Castillo de Chichén Itzá, donde cada Rax Q’ij 7 TZ’I, 15 Pop (20 de marzo) se reúnen miles de personas provenientes de todo el mundo para atestiguar la grandeza de la herencia Maya, donde se da la fusión del cielo y la tierra, de ciencia y magia, en el que desde el inicio del equinoccio y desde la escalera norte del castillo, se produce una proyección serpentina de siete triángulos de luz invertidos, como resultado de la sombra de las nueve plataformas del edificio.

14_8

La visión de la luz es de una serpiente, el gran Ajaw Kukulkán, la deidad más importante de nosotros los Mayas, que desciende lentamente desde lo alto hasta la base de la pirámide. Esta visión dura aproximadamente de 30 a 40 minutos, siendo el momento que todos los ahí reunidos esperan para recibir la energía cósmica y cargarse de ella.

El evento de Rax Q’ij, descenso de Kukulkan es tan espectacular, que incluso la Nasa y otras entidades lo han transmitido en vivo y en directo para que el mundo entero pueda ser testigo de ese maravilloso fenómeno arqueológico astronómico legado de nuestros inigualables ancestros los Mayas.

CEREMONIA MAYA DE EQUINOCCIO DE PRIMAVERA

Para el día del Rax Q’ij, Descenso de Kukulkan, los Mayas llevamos a cabo muchas ceremonia que comienza en la noche antes del amanecer del Rax Q’ij desde la intimidad de nuestros hogares y luego en los sagrados altares Mayas en nuestras localidades, donde encendemos en este día especial velas de color verde y toda clase de especies aromáticas en honor a este gran día y en honor al venerable Kukulkan.

ceremonia-maya-agn

Una de las principales ceremonias que se lleva a cabo es la ceremonia de bendición sobre el padre sol en el amanecer del día Rax Q‘ij, (equinoccio de primavera) y antes de que haya pasado un cuarto del día, nuestros ancianos dicen que cuanto más temprano mejor. Si uno por causa de emergencia no puede llegar a tiempo a la ceremonia de bendición del padre sol puede ser recitada hasta el mediodía, también dicen que la bendición de Rax Q’ij debe ser recitada después de las plegarias matutinas, en medio de familiares amigos o en una reunión de hombres, mujeres y niños como corresponde a la excitación que acompaña al cumplimiento de tan grande precepto Maya de bendecir al poderoso Kinich Ajaw, el gran Q’uq Umatz, Quetzalcoaltl y Kukulkan en su gran día.

Por eso para este día especial se recomienda a los padres de familias que se aseguren de llevar a sus niños y que digan la bendición del Rax Q’ij (Equinoccio de Primavera) juntamente con ellos, el cual sin duda será para ellos ¡una gran lección y un recuerdo que perdurará para toda su vida! Como también se recomienda si es posible vestir ropas nuevas para esta gran ceremonia de recitación de la bendición del Rax Q’ij (Equinoccio de Primavera, ya que en este día estaremos delante del grande, temible y poderoso Kukulkan.

La ceremonia de la plegaria de Rax Q’ij (Equinoccio de primavera) consiste de la siguiente manera:

Antes de recitar la bendición sobre el padre sol, párese firme y mire al sol por un momentito si puede. Sin embargo no lo mire mientras recita la bendición.

Luego de mirar el sol por un momento baje la cabeza y luego recite la bendición diciendo:

Aq’aloq Ajaw Tz’akol, B’itol, lal ajchaq’e ri Najtaq’ Kaj, ri l’al xu k’utlá chaq’a wuch chu tu’ychixí’k le q’a Tat Q’ij ir nimlaj Kukulkan camiq pue Rax Q’ij y q’uexoyw’el r’ech juntir’ uw’ach ri q’a q’iló y rim k’a q’iltaj.

Amado y querido Ajaw Creador y formador, dueño del universo y de todos los mundos que nos instruiste a bendecir el padre sol y al gran Kukulkan en el equinoccio de primavera el día de renovación de todo lo que vemos y de lo que no vemos.

equinioccoii

Luego con mucha reverencia une sus dedos de sus dos manos; y luego bese la punta de sus dedos con mucho amor como si besara el ser más querido por usted, después de besar la punta de sus dedos eleve las manos junas hacia el padre sol para bendecirlo y besarlo diciendo Loq’laj Rax q’ij, loq’laj Kukulkan, loq’laj Ajaw, loq’laj Tat, loq’laj Tex. (bendita primavera, bendito Kukulkan, bendito ser supremo, bendito Padre)

Luego regrese sus manos hacia usted mismo y con mucho respeto y amor bese la punta de sus dedos, luego de besar la punta de sus dedos coloque sus manos en su pecho para sentir el calor, el amor y la presencia del padre sol y del gran Kulkulkan, y luego agáchese hacia el frente y hacia atrás en gratitud al Ajaw. Esta plegaria puede ser repetida varias veces durante el día de equinoccio de primavera, aunque el unico y más importante es el de la mañana.

También existe la costumbre en Rax Q’ij equinoccio de primavera de ir a ver el Sol por la tarde cuando se está ocultado, una hora o media hora antes que el sol se oculte cuando ya ha perdido el poder de sus rayos ultravioletas se acostumbra subir a las grandes montañas ó en la orilla de los mares para mirar y contemplar al padre sol con los ojos directamente y hablar con él hasta que desparezca.

12118883_1503663569945758_1024629800301684063_n

Una linda costumbre Maya que nos conecta directamente con el corazón del padre sol, y a la vez una hermosa terapia que beneficia grandemente el ojo humano, personalmente esta ceremonia lo hemos llevado a cabo no solo en el Rax Q’ij, sino todas las veces cuando hemos tenido la oportunidad de hacerlo, ya que es bien deleitoso y muy saludable para la vista, aunque suene extraño, pero es la verdad.

Aunque eso si hay que hacerlo cuando el sol se está ocultado, y jamás cuando el sol está en su mero apogeo porque puede quedar uno ciego para siempre, pero cuando se está ocultando es una gran bendición y sensación de verlo, hablar con él desde el interior, ó verbalmente todo lo que uno quiera.

Es un gusto compartir nuestras hermosas tradiciones Mayas con todos ustedes pasen un excelente y súper día de Rax Q’ij. Descenso del Venerable Kukulan. Equinoccio de primavera este 7 TZ’I, 15 de Pop, el primer mes del año 5 Tz’ikin 5,133.

Si desea saber más de los grandes acontecimientos astronómicos Mayas de este año 5 Tz’ikin 5,132, 2017,2018, le invitamos adquirir una copia del perfecto calendario Maya Chol Ab’ en nuestra tienda ó llamándonos a Guatemala al 48474332.

Sinceramente: www.MayaTecum.com su organización Educacional Maya.

Nota: Si desea hacernos llegar sus comentarios por favor hágalo a través de Contacto, si desea publicar este artículo en su página social puede hacerlo copiando la dirección, y si desea el nuevo calendario Maya visite nuestra tienda ahora mismo, ó llámenos al 48474332 si vive en Guatemala.

 

No se admiten más comentarios