Pruebas mayas y científicas del Choltun

En 1,841 cuando el explorador inglés John Lloyd Stephens relata los viajes realizados por toda el área Maya en su obra “Incidents of travel in Central America, Chiapas, and Yucatan”, no puede evitar quedar anonadado, no solo por la arquitectura monumental que encontraba en cada una de las ciudades Mayas, sino también, por los enigmáticos signos tallados en numerosos altares y estelas.

“Una cosa yo creo, que su historia está grabada en sus monumentos. Ningún Champollion ha traído aún hasta ellos las energías de su mente investigadora. ¿Quién los leerá?” decía John Lloyd Stephens, en 1,841.

mayatecum_monumento

Un poco más de cien años después de que Stephens pronunciara estas palabras, intrigado de sobremanera por el significado de los jeroglíficos Mayas, el científico ruso Yuri Knorozov, durante los años 50, logró descifrar el complejo sistema de escritura Maya, ayudado por lo que conocemos como “alfabeto de Landa”, un escrito que contiene algunos jeroglíficos con su significado en español, el cual, forma parte de uno de los capítulos de la obra del malvado inquisidor Diego de Landa, quien fuera obispo de Yucatán entre 1,572-1,576 d. C.

Gracias al científico Yuri Knorozov, en la actualidad podemos entender aproximadamente el 85% del contenido de los textos Mayas prehispánicos. En dichos textos encontramos información sobre la vida de los reyes, sus grandes hazañas en la Astronomía, las Matemáticas, la Arquitectura, la Geometría, la Física, la Metafísica y la Física cuántica y muchas ciencias más; y el arte de la música, la pintura, la poesía y la gastronomía, alianzas matrimoniales, genealogías y eventos mitológicos que se remontan hasta fechas muy antiguas como el: CHOL TUN. La Fecha de la Creación y la era Maya

mayatecum_codice

Para nuestros ancestros los antiguos Mayas el inicio de la creación aconteció en la fecha; 13.0.0.0.0 4 Ajaw 8 Kumk’u (11 de agosto de 3114 A.C.). Dicha fecha, conocida como la “Fecha de la Creación y la Fecha Era”, esta fecha es atestiguada por los escribas Mayas en muchos monumentos, en objetos de cerámica y en los códices y en el sagrado Popol Wuj.

En el Nab’e U’wuch (primera parte) del sagrado Popol Wuj en el Nab’e Tanaj (capitulo uno) nos dice lo que sucedió en el día 4 Ajaw, 8 Kumk’u; la fecha de la creación y la era Maya. Lo siguiente:

Esta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado y vacía la extensión del cielo. Esta  es  la  primera  relación,  el  primer  discurso.  No  había  todavía  un  hombre,  ni  un  animal, pájaros,  peces,  cangrejos,  árboles,  piedras,  cuevas,  barrancas,  hierbas,  ni  bosques:  sólo  el  cielo existía. No  se  manifestaba  la  faz  de  la  tierra.  Sólo  estaban  el  mar  en  calma  y  el  cielo  en  toda  su extensión.

No había nada junto, que hiciera ruido ni cosa alguna que se moviera, ni se agitara, ni hiciera ruido en el cielo.

No había nada que estuviera en pie; sólo el agua en reposo, el mar apacible solo y tranquilo. No había nada dotado de existencia.

Solamente  había  inmovilidad  y  silencio  en  la  oscuridad,  en  la  noche.  Sólo  el  Creador,  el Formador, Tepeu, Gucumatz, los progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad.

Estaban ocultos  bajo  plumas  verdes  y  azules, por  eso  se  les  llama  Gucumatz.  De  grandes  sabios,  de grandes  pensadores  es  su  naturaleza.  De  esta  manera  existía  el  cielo  y  también  el Ucux Kaj (Corazón  del Cielo), que éste es el nombre de nuestro Dios. Así contaban.

Llegó  aquí  entonces  la  palabra,  vinieron  juntos  Tepeu  y  Gucumatz,  en  la  oscuridad,  en  la noche, y hablaron entre sí Tepeu y Gucumatz. Hablaron, pues, consultando entre sí y meditando; se pusieron de acuerdo, juntaron sus palabras y su pensamiento.

Entonces  se  manifestó  con  claridad,  mientras  meditaban,  que  cuando  amaneciera debía  aparecer  el  hombre.

Entonces  dispusieron  la  creación  y  crecimiento  de  los  árboles  y  los bejucos y el nacimiento de la vida y la creación del hombre. Se dispuso así en las tinieblas y en la noche por el Corazón del Cielo, que se llama Junrakán.

El  primero  se  llama  Caculjá Junrakán.  El  segundo  es  Ch’ipi-Kaculjá.  El  tercero  es  Raxa-Kaculjá. Y estos tres son el corazón del Cielo.

Entonces  vinieron  juntos  Tepeu  y  Gucumatz;  entonces  conferenciaron  sobre  la  vida  y  la claridad,  como  se  hará para que  aclare  y  amanezca,  quién  será  el que produzca  el  alimento  y  el sustento.

¡Hágase así! ¡Que se llene el vacío! ¡Que esta agua se retire y desocupe (el espacio), que surja la tierra  y que se afirme!. Así dijeron. ¡Que aclare, que amanezca en el  cielo y en la tierra! No habrá  gloria  ni  grandeza  en  nuestra  creación  y  formación  hasta  que  exista  la  criatura  humana  el hombre formado. Así dijeron.

Luego la tierra fue creada por ellos. Así fue en verdad como se hizo la creación de la tierra:

¡Tierra!, dijeron y al instante fue hecha.

Como  la  neblina,  como  la  nube  y  como  una  polvareda  fue  la  creación,  cuando  surgieron  del agua las montañas; y al instante crecieron las montañas.

Solamente por un prodigio, sólo por arte milagrosa se realizó la formación de las montañas y los valles; y al instante brotaron juntos los cipresales y pinares en la superficie.

Otra de las evidencias Mayas son los vasos sagrados y divinos Mayas los cuales contienen escenas de la fecha de la Creación y la era Maya. En la escena del “Vaso de los Siete Dioses”, observamos a un Ajaw al que llamamos L, una deidad anciana con rasgos de jaguar, sentado en su trono, el cual parece estar dentro de una caverna, como lo hace notar el respaldo y la parte inferior del trono, las cuales forman las fauces del monstruo witz´. Justo sobre el retrato del Ajaw L encontramos un cocodrilo cósmico que pende de una banda celestial que delimita la escena y nos aclara que ellos están debajo del cielo, el fondo negro nos hace referencia a la obscuridad que había en ese momento. Frente al Ajaw L encontramos a seis seres sentados, y con los brazos en posiciones gestuales de respeto. Lo que parece que no sabe el Ajaw L, es que los otros seres ellos están reunidos para derrocarle del trono, y así establecer una nueva era. Los bultos que ellos están presentando contienen B’olon ‘ek’ kab’ “Muchas estrellas, muchas tierras”, elementos que conforman la materia prima de la creación (Freidel, Schele y Parker, 1993; Nikolai Grube comunicación personal 2006; Van Stone).

mayatecum_vasos

La cláusula jeroglífica asociada a la escena hace referencia a lo que sucede en ese preciso instante. Inicia con la fecha 4 ‘Ajaw 8 Kumku’, que corresponde a la “fecha de la Creación y la fecha era”, o el 3,114 A.C. Seguido de la fecha, en la sintaxis jeroglífica encontramos el siguiente evento, Tz´ahkaj ‘ik’ ak’ab’taahn, “fue ordenada la oscuridad en la mitad de la noche”, seguido por los nombres de varios seres divinos, quienes obviamente son los que se encuentran representados en la escena. Aunque nuestros ancestros los Mayas creían en una creación inicial, como también creían que en cierto tiempo el universo se desordena, por lo que los Creadores y Formadores deben volver a ordenarlo, dando paso así a una nueva era.

El texto en el “Vaso de los Once Dioses” es casi idéntico y en el cual se repite la escena, con la diferencia que nos dice no solamente cuando y qué hicieron los Creadores y Formadores, sino que también, dónde, ya que al final de la cláusula jeroglífica encontramos la expresión Uhtiiy K’inchi. “ocurrió en K’inchil”, un lugar mítico asociado con el sol. (Stuart, 2011:222‐224).

Aunque la mayoría de investigadores están de acuerdo con la interpretación de la creación del cosmos, debemos anotar en este apartado, que Guillermo Bernal y Erik Velásquez (2007), interpretan la escena, no sólo como un evento de la creación, sino que también como modelo de la guerra primigenia, ya que los bultos tributo que presentan los seis seres contienen el jeroglífico utilizado para eventos guerreros.

Uno de los tres códices Mayas conservados hasta nuestros tiempos, el Códice de Dresde, llamado así por la ciudad en la cual se encuentra albergado actualmente, menciona en varios pasajes algunos otros acontecimientos que ocurrieron en la fecha primigenia que atañe a esta investigación. En las páginas 61 y 69 de dicho manuscrito, encontramos representada la fecha de la creación asociada con la formación de la veintena, Pahtaj ‘Ajwinik en idioma Maya, pero que también puede significar la creación del propio ser humano, de las personas, ya que la palabra Winik ó Winaq’ significa tanto “veinte” como “persona”, por lo que probablemente el escriba Maya esté utilizando un juego de palabras adrede para representar ambos.

mayatecum_dresde

La antigua ciudad de Quiriguá, ubicada en el departamento de Izabal Guatemala y fundada alrededor del año 426 d. C., alberga en una de sus estelas, la inscripción más detallada de los eventos primigenios acaecidos en la fecha de la Creación y la fecha de la era Maya. La famosa Estela C; de este sitio abre con una fecha en formato de cuenta larga 13.0.0.0.0 4 Ajaw 8 Kumk’u (11 de agosto de 3114 A.C.) relatando el evento de sustitución del fuego sagrado primigenio, Jehlaj K’oob’ “el fuego sagrado es sustituido”, e involucrando un ritual de dedicación de tres piedras sagradas, ‘Uhx k’ahlaj “tres ataduras”, simbolizando el mismo (probablemente estelas o monumentos); y que fueron sembradas, Tz’ahpaj Tuun “fue sembrada/hincada la piedra/la estela”, por varios Seres divinos, incluidos los famosos “Dioses Remeros”, en diversos lugares mitológicos y que a su vez recibieron el mandato de otra deidad superior identificada como Wak Chan ó Kan ‘Ajaw.

Cul4-5_1H-300x290

Otra de las pruebas vivientes de la fecha de la Creación y la Fecha era Maya son las diferentes ciudades Mayas en todo el territorio Maya, donde hay estelas y monumentos que mencionan la fecha de la Creación y la era Maya el 4 Ajaw, 8 K’umku’.

Y por supuesto el sagrado calendario CHOLTUN, el calendario de la Creación y la fecha era Maya, observado por los Nim Etamnel Winaq (sabios Mayas) en todos los pueblos hasta la actualidad, el cual dice: QUE LA CREACiON Y LA ERA CERO EMPEZO EN EL:

13.0.0.0.0 4 Ajaw 8 Kumk’u. (11 de agosto 3114 ANE).

Sinceramente: www.MayaTecum.com la fuente de los verdaderos Mayas.

No se admiten más comentarios