La historia de un joven Maya

Un día un joven llegó a la puerta de los ancianos Mayas vendiendo un XUL o Shúl (Caracol) Maya. Era un jovencito de dieciocho años que presentó el objeto que quería vender y dijo que le habían recomendado que probara su suerte con los ancianos Mayas.

34491191_n

“¿Quién te dijo que podríamos estar interesados en comprarte este XUL (caracol)?” preguntó con curiosidad el anciano.

“Me acerqué a una tienda del Pueblo y allí me sugirieron que los contactara”, contestó el joven.

“Y ¿cuánto estás pidiendo por este Tut’ Trompeta Maya?” le dijo el anciano.

“Cinco mil Quetzales” contesto el joven.

Es un precio muy alto para un Tut’. Hay algunos tipos de Tut’ (trompeta Maya) que por su excepcional artesanía, tienen un valor más alto, pero este es común y corriente. A veces un Xul se cotiza a un precio muy elevado porque fue propiedad de una personalidad de renombre como por ejemplo el de un gran sabio Maya.

mayan-cer

¿Dónde lo conseguiste?” le pregunto el anciano.

El joven pasó a contar su historia diciendo:

Mi padre es el único miembro de toda mi familia que había podido sobrevivir a la Conquista. Embargado de amargura y soledad por todas las atrocidades cometido contra los Mayas mi padre condenó sus raíces Mayas en lo más profundo de su corazón y de su mente, se casó con mi madre una Ladina y nunca reveló su origen Maya a sus hijos.

Pero el secreto de mi padre me había sido revelado a través de las burlas de mis compañeros de la escuela primaria por mi apariencia Maya.

Fue entonces que enfrenté a mi padre pidiéndole que me explicara los insultos de mis compañeros.

Mi padre me contesto “Ignóralos”, “Llamar a alguien ‘Indio mugriento’ es una forma de expresión de la gente de este pueblo. La gente lo dice para insultar; no es para que lo tomes como la declaración de un hecho”.

1004677_347830345350405_632871540_n

En aquel entonces acepte la aclaración de mi padre. Pero, cuando el acoso se volvió a repetir, presione a mi padre para que me dijera la verdad.

En esa ocasión mi padre reconoció que su origen es Maya, pero insistió en que no era un tema importante.

Tiempo después, en el altillo de mi casa, encontré un objeto que no podía identificar. Cuando lo mostré a mi padre me enteré que era un Xul Maya y que había sido propiedad de sus tatarabuelos Mayas, además me dijo que ese Tut’ (trompeta Maya) lo usaban y lo hacían sonar cada WAQXAKIB’ B’ATZ Año nuevo sagrado Maya y otros festividades de gran importancia Maya y que era un objeto Maya muy sagrado y muy valioso.

El Sabio Maya escuchó atentamente el relato del joven. Estaba mucho más interesado en el dueño de Tut’ (la Trompeta) que en el objeto en sí mismo, ya que indudablemente era un alma Maya perdida, era un alma sin identidad, sin personalidad propia.

caracol

Fue así que el sabio Maya se tomó todo el tiempo con el joven para contarle y enseñarle toda la sabiduría y la cosmovisión Maya; el joven escuchó atentamente al sabio y aprendió muchísimo con él, al final el joven salió con los hombros erguidos, con la frente en alto, orgulloso de ser descendiente de los sabios Mayas y jamás se volvió a sentir inferior en todos los días de su vida por ser Maya.

Que éste próximo séptimo Waqxakib’ B’atz de la nueva era Maya (5 de Diciembre 7.00 PM y todo el día 6 de Diciembre hasta 7.00 PM), lo inspire a tomar tiempo con sus hijos é hijas para enseñarles sus raíces Mayas.

El Waqxakib’ B’atz es la mejor oportunidad de enseñarles a todos nuestros hijos no con palabras, sino con hechos honrando y celebrando el sagrado día de año nuevo sagrado Maya.

Sinceramente: www.MayaTecum.com su Organización Educacional Maya.

Nota: Si desea hacernos llegar sus comentarios por favor hágalo a través de Contacto, si desea publicar este artículo en su página social puede hacerlo copiando la dirección, y si desea el nuevo calendario Maya visite nuestra tienda ahora mismo ó llámenos al 48474332 si vive en Guatemala.

 

No se admiten más comentarios